Sistemas de protección contra incendios en un CPD

Un Centro de Proceso de Datos (CPD) es el espacio, de una o varias salas, incluso edificios, donde se concentran los recursos necesarios para el procesamiento de la información de una o varias organizaciones. Podríamos decir que es la ubicación física de lo que llamamos «la nube».

La principal causa de incendios en un CPD es la electricidad. Una fuente de alimentación o un condensador averiado, u otros componentes, pueden generar un cortocircuito que provoque un incendio. La presencia en estas instalaciones de falsos suelos/techos o acumulación de cableado, y la ventilación continua de la sala, dificultan la detección de humo en caso de incendio.

Cuando planteamos un sistema de protección contra incendios en un CPD, podemos optar por un sistema de extinción para toda la sala, o a nivel de armario/rack, más económico, pero quizás no tan eficaz. En caso de plantear un sistema de sala, hay que plantear el conjunto de manera que sea rápido, eficaz, pero sobretodo, seguro.
En cualquier caso, en el momento de planear el sistema debemos tener en cuenta que una posible pérdida de datos, puede acarrear graves consecuencias en la operativa de la empresa, incluso su total paralización no sólo de la compañía, sino de sus clientes.

Agentes y sistemas de extinción

El agente extintor en estos sistemas debe no afectar a la electrónica, con propiedades dieléctricas, y de baja reducción de oxígeno, sin peligro para las personas, y seguro para el medioambiente.

El más eficiente es el Novec 1230, que funciona mediante el desplazamiento del oxígeno. Ocupa muy poco espacio de almacenaje, ya que se almacena en estado líquido, pudiendo estar incluso en el interior del rack. Es muy respetuoso con el medioambiente y seguro para las personas.

Otros agentes son los gases fluorados FM200 / FE-13 (HFC-227 / HFC 23), que funcionan mediante la absorción de calor, en caso de incendio. No son nocivos para las personas, y son medioambientalmente «sostenibles». En el caso del FE-13, de hecho, su comercialización está prohibida desde 2016, y el FM200 está fuertemente regulado por el Reglamento Europeo de Gases Fluorados de Efecto Invernadero 517/2014.

Un sistema de extinción mediante agua nebulizada también es habitual. El agua nebulizada es una solución basada en partículas muy pequeñas de agua cuyo tamaño debe ser menor a 1000 micras, reduciendo mucho el consumo de agua y los posibles daños causados por la misma. Es un sistema de activación inmediata, que consigue una reducción muy alta de la temperatura de la sala. Y todo ello siendo un sistema inocuo para las personas y el medio ambiente.

Y por último queremos mencionar un sistema de reducción de oxígeno, que hace descender el nivel de combustión, sin ser peligroso para las personas, permitiendo el acceso a la sala protegida. Este sistema incluso puede reducir aún más el oxígeno, en momentos en los que no hay personal trabajando en la sala.

Protección pasiva en un CPD

Podemos diseñar una estrategia de protección pasiva a nivel de instalaciones, como el cableado, o los materiales de la propia sala y su perímetro. Esta protección pasiva se combinará con nuestro sistema de extinción. Este sistema también debe impedir la propagación del incendio fuera del CPD.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies