Clasificaciones de resistencia al fuego para los elementos de sectorización

Tres son los diferentes tipos de clasificación de resistencia al fuego que recoge la norma UNE EN 13501-2 para los productos de construcción y elementos para la edificación, entre ellos los sistemas de sectorización o compartimentación para cerramientos móviles, y en concreto para las cortinas cortafuego textiles.

Muchos de los agentes que participamos en el sector de la protección contra incendios conocemos estas tres clasificaciones pero no todos saben las diferencias existentes entre ellas y a qué objetivos concretos responden:

  • E (Integridad): Capacidad de contener en caso de incendio las llamas, humos y gases generados por un incendio y evitar así su propagación entre sectores de incendio contiguos.
  • EI (Integridad+Aislamiento Térmico): Además de lo anterior, el sistema será capaz de evitar la propogación de temperatura al sector contiguo y por tanto se erradica la posibilidad de que cualquier material entre en ignición o cualquier persona pueda sufrir daños físicos. Generalmente, el Aislamiento térmico de las cortinas cortafuegos se consigue a través de la pulverización de agua al tejido con boquillas cerradas por termofusibles de respuesta rápida a baja presión.

 

 

  • EW (Integridad+Radiación Térmica Reducida): Además de la integridad inicial, esta clasificación responde a la limitación de la transmisión de radiación térmica impidiendo la ignición de materiales o el daño físico a personas en el sector contigua al del incendio. Este sistema no incorpora el sistema de irrigación por pulverización de agua sino que su tecnología textil es capaz de contener y limitar la radiación hasta los niveles marcados por norma gracias a una tecnología textil multicapa acabada con láminas de aluminio.

 

En muchos de los proyectos que recibimos y en los que colaboramos se detecta una falta de conocimiento o entendimiento del sistema que se está requiriendo y se necesita.

Pongamos como ejemplo que en un proyecto se requiere una cortina con clasificación EI-120. Anteriormente hemos visto el significado de esta clasificación de resistencia al fuego, y la necesidad de un sistema de irrigación a través de pulverización de agua para conseguir el aislamiento térmico que la caracteriza.

Pues bien, resulta cada vez más habitual que se intente instalar una cortina EI-120 por una EW-120 alegando que ambos sistemas resisten el mismo tiempo en caso de incendio y, además, de ese modo se puede evitar la instalación del sistema de irrigación y los problemas de abastecimiento que puedan ocurrir.

El problema que mucha gente desconoce o no es capaz de reconocer es que un sistema con clasificación EW no erradica la transmisión térmica entre sectores sino que se limita hasta un cierto nivel. Ésto implica que si hay una transmisión de radiación y, por lo tanto, de temperatura entre sectores, tipificada por normativa en un máximo de 15 Kw/m2 a un metro de distancia del cerramiento, y que por tanto existe un riesgo muy elevado de que en caso de almacenaje de materiales inflamables en uno de los sectores estos puedan entrar en ignición o que las personas que puedan transitar por las proximidades del cerramiento sufran daños físicos y quemaduras importantes.

Es por ello que el CTE establece claramente la prohibición de instalación de este tipo de sistemas en dichos casos, es decir, en espacios de pública concurrencia donde coinciden rutas de evacuación de personas y en naves con almacenaje de materiales inflamables.

Vemos por tanto la importancia de conocer el objetivo de las diferentes clasificaciones normativas de resistencia al fuego para así poder interpretarlas de manera correcta y finalmente tomar la decisión de instalación del sistema más adecuado a cada proyecto en particular.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *