La importancia de la ventilación natural y un buen aislamiento térmico

Parece evidente que un Sistema de Control de Temperatura y Evacuación de Humo (SCTEH) a través de exutorios, bien sean en cubierta o en fachada de un edificio, debe cumplir con su función de evacuar el humo en caso de incendio basándose en la normativa que lo regula, es decir, la norma UNE 23585 de cálculo y diseño y la norma UNE EN 12101-2.

Si nos paramos a pensar por un segundo el porcentaje de tiempo de la vida útil de estos equipos que supone el hecho de activarse en caso de incendio para evacuar humo, obtenemos una visión clara de la necesidad de buscar usos adicionales y valores añadidos para este tipo de equipos que nos reporten un beneficio a corto, medio y largo plazo.

Estos valores añadidos que podemos aplicar a los exutorios son los siguientes:

  1. Iluminación natural.
  2. Ventilación natural.
  3. Eficiencia energética y por consiguiente un correcto aislamiento térmico y acústico.

Todas estas prestaciones adicionales quedan recogidas en la norma UNE EN 1873, que también contempla factores esenciales para cualquier claraboya como la estanqueidad al agua o la permeabilidad al aire.

Tradicionalmente los equipos que se han instalado en el mercado nacional son equipos de lamas de aluminio opacas, que por tanto no permiten el aprovechamiento y la obtención del confort que proporciona la luz natural y la reducción del gasto energético que implica a medio plazo.

En cuanto a la ventilación natural, indistintamente a la tipología de equipo, su implementación es una recomendación que se debería hacer para cualquier proyecto, bien como efecto paliatorio para las altas temperaturas generadas en naves con maquinaria y procesos industriales o bien para la generación de una corriente de aire que regenere el ambiente en espacios comerciales o de oficinas.

La ventilación natural supone también un ahorro energético muy elevado a medio plazo en climatización, siendo cada vez más habitual su incorporación en proyectos de control de humos.

Un factor muy importante cuando hablamos de ahorro energético es también el valor de aislamiento térmico del conjunto de la claraboya, puesto que a mayor capacidad del equipo de mantener estable la diferencia de temperatura entre interior y exterior mayor será el nivel de comfort térmico y menor la necesidad y dependencia de equipos de climatización.

Por todo ello nuestros equipos PREFIRE-LAMILUX F-100 son una excelente solución que como hemos visto nos aportan un valor añadido enorme de cara al cliente final y además cumplen de manera rigurosa la normativa en materia de control de humos y de sistemas de aporte de luz natural.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies