Ocho de cada 10 edificios en España ‘pierden’ energía’

AhorroEnergético

Ocho de cada diez edificios en España derrochan energía. Un informe elaborado por el Ministerio de Industria cifra en el entorno del 84% el número de inmuebles que ha obtenido una calificación E, F o G tras la realización de los certificados obligatorios de eficiencia energética, tres notas que los expertos consultados asemejan con el suspenso.

En España se habían realizado hasta el pasado mes de diciembre un total de 1,14 millones de exámenes energéticos, la inmensa mayoría sobre viviendas antiguas construidas antes de que entrara en vigor el nuevo código técnico.

Este motivo explicaría el suspenso de la inmensa mayoría de edificios. “El boom inmobiliario previo a la crisis se realizó con un Código Técnico de Edificación (CTE) mucho menos exigente que el actual, sobre todo en lo que regula el aislamiento de los edificios” – argumentan los expertos del sector. Otros de los motivos que provocan más suspensos es la falta de inversiones en instalaciones renovables como placas solares o calderas de biomasa, uno de los aspectos que más favorablemente puntúa en las inspecciones. “En España se construyó mucho con la inversión mínima y pensando en los grandes márgenes” – añaden.

Además, los certificados son solo obligatorios para inmuebles que se vayan a vender o alquilar, por lo que muchos propietarios no llevan a cabo grandes inversiones en viviendas que no van a habitar o que no prevén recuperar en menos de una década.

No obstante, el IDAE advierte que “el problema no es que un edificio antiguo suspenda unas oposiciones para las que no estaba preparado, sino que los nuevos aprueben de forma raspada o suspendan”, explican fuentes del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE). De los 13145 edificios nuevo que han sido evaluados hasta el momento, un 42% obtiene una calificación E o inferior y un 33% aprueba por poco al lograr un rango D.

Los certificados energéticos miden por un lado el grado de eficiencia energética en el consumo – si el inmueble derrocha energía – y por otro lado sus emisiones. En esta última parte el promedio de suspensos se reduce levemente hasta el 83,7%, según el mismo informe. “Hay mucho trabajo por hacer en este sentido en materia de ahorro energético”, resumen en el IDAE.

De hecho, todas las fuerzas políticas con posibilidades de ganar las elecciones abogan por el mantra de la eficiencia energética para reducir el consumo del país y reducir su fuerte dependencia exterior. Una de las promesas más repetidas pasa por la realización de reformas en el parque público de edificios para evitar el derroche y reducir sus emisiones.

Además, existe la obligación de pasar el examen energético a aquellos inmuebles públicos con una superficie útil de más de 250 metros cuadrados, cuando hasta ahora la normativa actual sólo obligaba a evaluarse a los inmuebles de más de 500 metros cuadrados.

Realizar un certificado de eficiencia energética es obligatorio para poder vender o alquilar una vivienda o edificio desde junio de 2013. Esta evaluación tiene que ser realizada por un “técnico competente” con estudios de arquitectura o ingeniería, y deberá incluir una serie de recomendaciones para corregir u optimizar el rendimiento energético del inmueble. Esta actividad ha suavizado el derrumbe de la construcción en España durante los últimos años y permitido subsistir a una parte del sector. El periodo de validez de la prueba es de 10 años.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies