Detección de incendios en viviendas. ¿Estamos ante la solución definitiva?

El pasado 12 de Marzo de 2015 tuvo lugar en Barcelona la asamblea anual de Tecnifuego, a la que tuve la ocasión de asistir en representación de PREFIRE. Además de debatir sobre la parte puramente gestora de dicha entidad, se analizó la situación de mercado de protección contra incendios.

Uno de los puntos que se comentó fue la inminente exigencia del gobierno francés para que los edificio de viviendas instalen sistemas autónomos de detección de incendios, como ya sucede en otros países.

DETECCION INCENDIO EN VIVIENDAS

Tradicionalmente los incendios en viviendas siempre han sido uno de los principales retos a los que el sector se ha enfrentado, pues resulta muy complejo aunar tecnología, recursos económicos y mentalidad. Por otro lado, cada año mueren en nuestro país un número demasiado elevado de personas, por lo que parece urgente y necesario poner medidas al respecto.

Si partimos de la base que la mejor manera de evitar los incendios en viviendas es detectarlos lo más rápidamente posible, parece evidente que la solución pasa por instalar sistemas de detección automáticos de incendios. Pero aquí resulta importante resaltar una serie de puntos críticos de estos sistemas:

  • Tecnología: No deben ser equipos muy complicados, pues lógicamente se trata de proteger inmuebles para todo tipo de personas, muchas de las cuales de edad avanzada, por lo que nunca debemos recurrir a equipos complicados de atender.
  • Coste: Otro punto crítico. Deben ser sistemas de un coste bajo, porque deben tener acceso a ellos todo el mundo.
  • Gestión: Probablemente el gran caballo de batalla. Habitualmente, este tipo de sistemas es gestionado a través de una central general que controla todo el edificio. En estos casos, esto resultaría poco útil, ya que muy pocos edificios disponen de un servicio de conserjería. La gestión debe ser individual para cada vivienda.

Con todo ello, parece evidente que la solución para este tipo de riesgos pasa por la instalación de detectores autónomos, que se gestionan de forma individual por cada vecino, y cuya señal acústica y/o luminosa será recibida solamente por el piso afectado. Además, este tipo de sensores suelen ser a pilas, por lo que su instalación y mantenimiento es sencillo y económico.

Con estos dispositivos, en teoría hemos resulto el problema del coste (son muy económicos), de la tecnología (son muy sencillos de usar) y de la gestión (sólo afecta al piso siniestrado para su inmediata evacuación).

Pero, ¿sería la solución definitiva?. Muy probablemente no, puesto que a estos aspectos habría que sumar uno fundamental: la mentalidad. Al igual que todos sabemos que el cinturón de seguridad salva vidas, ¿cuánta gente sigue circulando sin él?. ¿Y cuánta gente sigue haciendo uso del teléfono móvil al volante?. No obstante, este tipo de exigencias conllevarían una reducción drástica de los siniestros, así que muy probablemente no sería la solución definitiva, pero casi.

Y un último apunte puramente económico para las empresas del sector, especialmente los fabricantes y comercializadores de producto. Se estima que sólo en Francia, se instalarán la friolera de 92 millones de detectores debido a este exigencia. Traducido a euros, un montante cercano a los 3.000 millones. Sin duda, un pastel muy suculento.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies