ETSEIB, día de recuerdos imborrables

El pasado día 15 de Mayo de 2014, y en el marco de colaboración entre Prefire y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Barcelona (ETSEIB), tuve la oportunidad de dar una clase teórica sobre sistemas de extinción por rociadores automáticos a alumnos de la asignatura del fuego, la cuál se enmarca dentro del grado de tecnologías industriales.

ETSEIB PONENCIA ROCIADORES PREFIRE

El objetivo de dicha clase era hacer llegar a los alumnos asistentes los aspectos fundamentales por lo que se rigen las instalaciones de rociadores, tanto en su diseño como en su ejecución. Como todos los que allí hemos estudiado, sabemos que los estudios de Ingeniería Industrial siempre se han caracterizado por tratar de forma muy general partes globales de la ingeniería, así que cuando me propusieron que impartiera una clase tan específica sobre algo tan concreto, tuve una grata satisfacción al ver que actualmente se trabaja para hacer llegar a los alumnos visiones más reales del mundo empresarial.

Yo finalicé mis estudios de Ingeniería Industrial Mecánica en el año 1997, y acto seguido tuve la oportunidad de incorporarme al mundo profesional en este sector tan desconocido para mí, el de la Protección Contra Incendios. Como supongo les habrá sucedido a muchos de mis compañeros de fatiga, me encontré con una cruda realidad; muy poco de lo aprendido en la facultad se podía aplicar a un sector en el que existen infinidad de normativas específicas y criterios de diseño que jamás había oído en toda mi carrera como estudiante. Obviamente, tocaba picar piedra, echarle valor, y aprender a marchas forzadas a diseñar instalaciones que jamás había visto.

Tuve la gran suerte de ir a una empresa formada por grandes profesionales que ya llevaban muchos años en el sector, y que me acogieron en su estructura facilitándome de una forma ejemplar mi adaptación y aprendizaje; otros compañeros míos, sin embargo, no tuvieron esa suerte y sus primeros años como ingenieros en la industria fueron duros. Es por ello que valoro y aplaudo de manera efusiva este tipo de iniciativas. Es muy importante que los alumnos de ingeniería, que dentro de muy pocos meses se licenciarán y deberán salir al mundo profesional a buscarse la vida, tengan asignaturas con marcado carácter real, en donde los contenidos que se tratan sean tan reales como el mundo profesional con el que se encontrarán en breve.

Debemos tener en cuenta que la protección contra incendio es una parte fundamental hoy por hoy en los proyectos que realizan las ingenierías, por lo que resulta muy importante que los futuros ingenieros conozcan sus aspectos básicos, ya que muy probablemente deberán convivir con ellos, sobretodo en dos de los ámbitos mayoritarios donde desarrollarán su vida laboral: la ingeniería en todas sus áreas de trabajo, y la industria, trabajando como ingenieros de planta.

No quisiera terminar esta entrada sin antes agradecer enormemente el trato y la atención dedicadas por las profesoras Elsa Pastor y Eulalia Planas, que además de impartir docencia en dicho centro, pertenecen al Centro de Estudios del Riesgo Tecnológico (CERTEC), una prestigiosa organización que tiene como objetivos la investigación y la formación en los diferentes campos del riesgo tecnológico, y que está acreditada como Entidad Evaluadora por la Generalitat de Catalunya de los estudios de seguridad (AR, ACR, PAU, etc.) de las empresas afectadas por la legislación de accidentes graves en los que intervienen sustancias peligrosas.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies