Errores habituales en la definición de puertas cortafuegos correderas

La puertas correderas son habitualmente uno de los recursos más utilizados cuando se trata de sectorizar huecos de un tamaño importante y que por algún motivo (estético o funcional), en circunstancias normales debe estar abierto. Son situaciones frecuentes en naves industriales, centros logísticos, recintos feriales, e incluso espacios abiertos en hoteles o centros comerciales. Pero a pesar que su uso está muy extendido, hay algunos aspectos que suelen crear confusión.

A pesar que comunmente suelen denominarse “puertas correderas”, en realidad se trata de tabiques móviles, por lo que a efectos de resistencia al fuego NO DEBE aplicarse la reducción del 50% del valor del tabique que si está permitida para puertas. Es decir, que si se instala este sistema en un muro que debe ser EI120, la “puerta” también debe ser EI120.

Suelen estar permanentemente abiertas, por lo que deben estar sujetadas por un sistema que en caso de incendio las libere. En este caso, los mecanismos basados en elementos de fusible NO SON VALIDOS, salvo que el elemento fusible sea accesible al fuego por ambas caras del tabique, lo cual es poco frecuente. El motivo es que a pesar que son elementos muy fiables, solo lo son por la cara donde están montados, por lo que si el fuego se desarrolla en el otro lado, el disparo, y por lo tanto el cierre de la puerta, se retrasará enormemente

A pesar que algunos fabricantes disponen de puertas correderas con puertas peatonales incorporadas en su interior para el paso de personal, estos elementos NO deben ser utilizados para la evacuación. Así mismo, es muy frecuente que Bomberos prohíba explícitamente el uso de peatonales dentro de correderas.

Por último, para dimensiones de gran tamaño suelen ser elementos muy costosos y pesados, por lo que deben instalarse estructuras de soportación auxiliares. Con todo ello, suelen generar muchos problemas de mantenimiento puesto que casi nunca se mantenienen, por lo que cuando deben funcionar no lo hacen. Es por ello que una alternativa muy interesante son las cortinas textiles cortafuego (ver foto siguiente), cuyo peso y coste en grandes tamaños es muy inferior.

1 Comentario

  1. Carlos Robledo

    Muy interesante el comentario de las puertas correderas corta fuego, aunque es importante mencionar que cuando están bien instaladas y niveladas con sus contra-pesos las puedes mover con un dedo para entrar o salir por lo que si protege del fuego en caso de conato de incendio.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies