Coexistencia entre rociadores y sistemas de evacuación de humos

Tradicionalmente ha existido un conflicto técnico cuando en un mismo edificio deben coexistir rociadores automáticos con los sistemas de control de temperatura y evacuación de humos. Teniendo en cuenta que los rociadores se disparan mayoritariamente por temperatura, el priorizar la apertura de los exutorios al disparo de los rociadores, puede provocar un mal funcionamiento de éstos. Es por ello que deben estudiarse concienzudamente estos casos, y es por ello que pueden distinguirse dos casos muy significativos.

En edificios urbanos, en donde la densidad de ocupación suele ser alta y, salvo en el caso de atrios, los techos bajos, la prioridad debe ser salvar vidas humanas, por lo que fundamentalmente nuestra prioridad deberá ser extraer el humo por encima del disparo de los rociadores, cuya misión en estos casos es controlar el fuego por encima de extinguirlo.

Sin embargo, en edificios industriales, con densidades de ocupación bajas e incluso nulas y con grandes alturas, el hecho de permitir una mayor capa de humos no supone un riesgo para las personas, por lo que en la mayoría de casos priorizaremos la apertura de los rociadores, especialmente cuando se trate de rociadores de supresión (ESFR). Para ello, evitaremos abrir los exutorios con sistemas automáticos de detección, limitándonos únicamente a su apertura manual o, en su defecto, mediante fusible térmico, siempre que su temperatura de tarado esté muy por encima de la de los rociadores.

Trackbacks for this post

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies