El atrio y la evacuación de humos

El Código Técnico de la Edificación CTE define “Atrio” como:

Espacio diáfano con altura equivalente a la de varias plantas del edificio comunicadas con dicho espacio mediante huecos, ventanas, balcones, pasillos abiertos, etc. Parte del perímetro del atrio puede también estar formado por muros ciegos o por fachadas del edificio”.

Esta definición es necesaria puesto que dentro del mismo CTE, en su Documento Básico SI Seguridad en caso de incendio, se indica los casos en los que “se debe instalar un sistema de control del humo de incendio capaz de garantizar dicho control durante la evacuación de los ocupantes, de forma que ésta se pueda llevar a cabo en condiciones de seguridad”, concretamente se precisa en Atrios, cuando su ocupación en el conjunto de las zonas y plantas que constituyan un mismo sector de incendio, exceda de 500 personas, o bien cuando esté previsto para ser utilizado para la evacuación de más de 500 personas.

Para llevar a  cabo este cálculo se debe utiliza la norma UNE 23585:2004 Sistemas de control de temperatura y evacuación de humos (SCTEH). Requisitos y métodos de cálculo y diseño para proyectar un sistema de control de temperatura y de evacuación de humos en caso de incendio.

Atrio 1

En esta norma se define “Atrio” como:

“Espacio cerrado, no necesariamente alineado verticalmente, que pasa a través de dos o más plantas en un edificio u obra de ingeniería”.

Y además aclara que los recintos de ascensores, tiros de escaleras mecánicas, conductos de servicios e instalaciones de edificios, y escaleras protegidas no están clasificados como atrios.

El cálculo de evacuación de humos en Atrios no es sencillo pues depende fundamentalmente sobre la base de la flotabilidad térmica de los humos (gases calientes producidos por el incendio mezclados con el aire ambiente arrastrado). La flotabilidad térmica de los humos (y por tanto su menor densidad), es en función de su mayor temperatura media en relación con la temperatura del aire ambiente que les rodea y, ésta a su vez, depende de:

1) la cantidad de aire ambiente,

2) de la forma interna del edificio

3) de los agentes externos en el entorno

La masa de humos así formada, tiende a acumularse en la parte superior del recinto o de los espacios adyacentes, formando un depósito de humos con una ligera sobrepresión en relación con la del ambiente exterior, por lo que tienden a evacuar hacia el exterior de forma natural si se dispone de aberturas adecuadas y, no hay algún otro agente o efecto externo que lo impida.

Atrio 2

Es esencial que en el proceso de diseño se utilicen cálculos apropiados o incluso, si fuese necesario, modelos a escala con procedimientos de ensayo que se salen del alcance de esta norma, así como la utilización de modelos de zona basados en ordenador que  deberán incluir información concerniente a la validación de dichos modelos.

Exutorios o aireadores con aporte de luz natural

Cada vez más propiedades están comprendiendo la importancia de aprovechar la inversión realizada en la instalación de exutorios de cubierta, según exigencia de la normativa de evacuación de humos, utilizando dichos equipos para el aprovechamiento de la luz natural y la ventilación del establecimiento, consiguiendo rentabilizar dicha inversión ahorrando tanto en energía eléctrica como en aire acondicionado, en definitiva aumentando la eficiencia energética de sus locales, tanto industriales como comerciales o de oficinas.

Pero hay algo que a nuestro entender no se está haciendo correctamente. Si un exutorio se utiliza para aporte de luz natural, dicho equipo tiene que cumplir tanto con la normativa de evacuación de humos UNE EN 23585, como con la norma UNE EN 1873 del 2006 referente a accesorios prefabricado para cubiertas y lucernarios individuales en materiales plásticos. Y esta última no se está cumpliendo en muchos casos. Dichos casos se producen cuando se utilizan EXUTORIOS DE LAMAS DE POLICARBONATO. Estos exutorios, en la mayoría de los casos, no cumplen con la UNE EN 1873 ya que no son un elemento único continuo y por su escaso aislamiento térmico, acústico y resistencia a cargas descendentes como de nieve.EXUTORIO DE LAMAS

Nueva norma UNE 192005:2014 para la inspección de seguridad contra incendios en industria

NUEVA NORMA: UNE 192005:2014 Procedimiento para la inspección reglamentaria. Seguridad contra incendios en establecimientos industriales

Mantenimiento iPad

El Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales (RSCIEI) establece la obligatoriedad de llevar a cabo inspecciones periódicas a las instalaciones de protección contra incendios en los establecimientos industriales, dependiendo de su riesgo intrínseco. Ésta obligación responde a la necesidad de garantizar la eficacia y fiabilidad de los sistemas de protección contra incendios de los establecimientos industriales.

Con el fin de evitar diversas interpretaciones sobre las inspecciones, AENOR publicó el pasado miércoles 8 de Enero de 2014 una nueva norma que establece la metodología que se debe seguir durante dichas inspecciones periódicas.

La norma UNE 192005:2014, por tanto, especifica procedimientos y documentación a utilizar durante las inspecciones, y caracteriza los defectos (leves, graves y muy graves) en función de parámetros como:

  • Evacuación de las personas,
  • Control de la temperatura y evacuación de humos,
  • Sistemas manuales de alarma de incendios,
  • Sistemas automáticos de detección,
  • Sistemas de comunicación y alarma.

Nueva norma UNE 23007-14, Sistemas de detección y alarma de incendios

Se acaba de publicar la norma UNE 23007-14 – Sistemas de detección y alarma de incendios: Planificación, diseño, instalación, puesta en servicio, uso y mantenimiento.

Deteccionincendios-Prefire

Esta edición de 2014, como indica en su capítulo introductorio, anula la editada en el año 2009.

Los cambios relevantes están contenidos en el Anexo A (ahora normativo). Éste contiene la información de criterios de emplazamiento de los detectores.

El cambio más significativo y de donde se deriva la posterior corrección de las tablas de distribución, es la redefinición de Dmáx o distancia máxima entre el detector y punto del techo y cubierta. Esta definición obliga a reemplazar los ejemplos de matriz de distribución, dejando un solo caso en lugar de 3.

En el caso de detectores lineales de haz óptico o barreras, se han efectuado dos cambios interesantes:

  • La ampliación de la superficie vigilada máxima a 1.600m2, es decir, la superficie máxima de una zona de detección.
  • Se ha eliminado la referencia a la distancia máxima de 100m que ahora queda limitada a la declarada en sus prestaciones por el fabricante, y a la ya mencionada superficie máxima.

La superficie máxima cubierta por una barrera será la establecida para una zona. Se establece una equivalencia con otros sistemas de detección (como sistemas de aspiración).

Han sido revisadas y corregidas cuestiones sobre la interpretación de la separación de los detectores del techo con pendiente o en la gráfica de determinación del emplazamiento de los detectores de calor en techos con vigas.

Finalmente, la nueva revisión incluye mayor precisión respecto a la distancia del elemento sensible con el techo y no menos significativo es el cambio del apartado de detección en espacios de gran altura que ha sido reescrito completamente.

En cuanto al mantenimiento, establece la necesidad de que el plan de mantenimiento incluya el suministro de piezas de repuesto y que éstas deben tener las mismas prestaciones que las especificadas por el fabricante.

Ahorro energético, un objetivo presente y futuro

La Unión Europea ha elaborado un calendario que indica en qué fechas los países miembros deberán alcanzar el objetivo de consumo energético casi nulo. Los edificios públicos a partir del 31 de Diciembre de 2018 y los inmuebles privados, desde el 31 de Diciembre de 2020.

KWS60 (36)

España, como país miembro, ha establecido una serie de medidas para hacer posible la consecución de este objetivo.

El 1 de Junio de 2013 se estableció que los inmuebles deben disponer de un Certificado Energético (CEE) para poder ser vendidos o alquilados que cualifique su comportamiento energético.

El 12 de Septiembre de 2013, se publicó una actualización del Documento Básico del CTE DB-HE que establece una serie de medidas para hacer posible que los inmuebles tengan un consumo energético casi nulo.

Esta última medida entrará en vigor en Marzo de 2014. Y supondrá, entre otras cosas que:

  • Se exigirán medidas para optimizar la eficiencia energética de los edificios nuevos y, como novedad, de los ya existentes.
  • Los edificios ya existentes rehabilitados deberán disponer como mínimo de un Certificado de Eficiencia Energética D (calificación media en la escala).
  • Los inmuebles no destinados a vivienda (oficinas o naves) deberán disponer de un Certificado de Eficiencia Energética A ó B.

Existen distintas alternativas para cumplir con estos requisitos, pero está demostrado que la más económica y eficiente es el diseño de un óptimo aislamiento del envolvente junto a cerramientos adecuados (ventanas, claraboyas, lucernarios, etc.).

Desde Prefire llevamos años presentando soluciones de aporte de luz natural para las cubiertas (claraboyas y lucernarios) con altos valores de eficiencia energética que garantizan un consumo energético casi nulo al edificio.