Proyecto mal. ¿Qué debemos hacer?

Hoy quisiera abordar un problema recurrente con el que nos encontramos las empresas instaladoras de protección contra incendios. El otro día llegó a nuestro poder un proyecto para la obtención de licencia ambiental de un gran edificio administrativo. En este proyecto, y en aplicación de lo establecido en el Código Técnico de la Edificación CTE, la ingeniería definía de forma concisa cuáles eran las instalaciones de protección contra incendios que debía tener el inmueble. Hasta ahí, todo bien: se aplicaba los criterios de altura y superficie total del edificio, y se definía que debían instalarse rociadores con un grupo de bombeo y depósito, bocas de incendio equipadas, columna seca, los infalibles extintores, y, por supuesto, un sistema completo de detección automático y manual de detección y alarma de incendio.

Pero, como suele ser habitual, el problema llega con el diseño de las instalaciones. Bocas de Incendio mal ubicadas e insuficientes en relación con los recorridos reales, zonas sin proteger con detectores o con detectores mal ubicados (sin considerar alveolo y obstrucciones, situados junto a salidas de aire, etc.); y lo más sangrante pero por desgracia habitual, una red de rociadores cuya definición de parámetros de diseño acarreaba un mal diseño de coberturas a la vez que definía un abastecimiento insuficiente.

Ante una situación así, ¿Qué debe hacer un instalador? La respuesta es clara; tiene la obligación de ejecutar las instalaciones según se establece en la Norma correspondiente para cada tipo de instalación. En ningún caso debemos escudarnos en una mala praxis del proyecto para ejecutar de forma errónea las instalaciones. Dicho de un modo llano, debemos rediseñar las instalaciones para que cumplan con la normativa, y proceder a su correcta revisión.

PROYECTO PCI

Pero, desgraciadamente, eso suele conllevar daños colaterales. Y en muchas ocasiones de muy difícil solución. Hablo, obviamente, de aspectos económicos. En muchos casos el proyecto se sirve incompleto a las instaladoras para su licitación, y simplemente se disponen de unas mediciones que de forma ciega se cotizan. Obviamente, ante esa situación resulta casi imposible detectar errores de proyecto, por lo que muchas veces éstos son detectados cuando se firman los contratos y se deben ejecutar las instalaciones. Ante esa situación, resulta duro para un instalador evidenciar que la licitación no es válida, y transmitirle a la propiedad que por un mal proyecto su coste se verá aumentado notablemente.

Sin embargo, afortunadamente cada vez son más las ingenierías que entienden la protección contra incendio como uno de los puntos más importantes en la elaboración de sus proyectos, y son cada vez más las que forman a sus técnicos en la materia. A día de hoy, resulta tanto o más importante que una ingeniería disponga de técnicos que dominen la ingeniería de protección contra incendios, como que tengan amplios conocimientos en climatización, fluidos, electricidad o proceso. De hecho, suele ser habitual que debido a los requerimientos en instalaciones de protección contra incendios, una nave industrial no pueda usarse para desarrollar una cierta actividad, ya sea porque su tipo de riesgo lo prohíbe, pero también porque resulta inviable el coste que conlleva adaptarla a las necesidades de la normativa sectorial vigente.

Documentación para acreditar la validez legal de las cortinas cortafuegos

Certificados

Las cortinas cortafuegos son sistemas complejos y no convencionales de compartimentación de incendios de los edificios. Para poder aprobar este tipo de sistemas es obligatorio aportar la siguiente documentación con el fin de acreditar su validez legal:

Copia completa del Informe Simplificado de Ensayo de Resistencia al Fuego según norma UNE EN 1634-1, emitido por un laboratorio acreditado, que especifique la clasificación al fuego en cuanto a integridad, aislamiento y radiación térmica según norma UNE EN 13501-2. En el caso particular de cortinas cortafuegos irrigadas con agua, dicho informe deberá especificar con qué tipo de sistema de irrigación se ha certificado la cortina cortafuegos ensayada.

Copia completa del Informe Simplificado de Idoneidad Técnica, emitido por un laboratorio acreditado, que especifique:

  • La extensión de la aplicación de los resultados de ensayo según la norma EXAP (Extended Application). En el caso concreto de cortinas cortafuegos aplica el proyecto de norma EXAP prEN15269-11 para determinar las medidas máximas certificadas a poder ser instaladas,
  • Ensayo de durabilidad, tiempo de respuesta y velocidad de cierre según la norma UNE EN 14600.

El Informe de Evaluación Técnica, además, puede estar inscrito en la Sección 3º del Registro General de Certificaciones del CTE (Código Técnico de la Edificación).

Nueva Regla Técnica Cepreven sobre SCTEH (Parte II)

La nueva Regla Técnica de Cepreven publicada en Febrero de 2014, regula y actualiza los sistemas de control de temperatura y evacuación de humos SCTEH; complementando las Normas de Cálculo, Diseño e Instalación, (UNE 23584 y UNE 23585 que actualmente están en fase de Revisión por el Grupo de Trabajo de Tecnifuego), así como las de producto (UNE EN 12101-1 y UNE EN 12101-2) incidiendo básicamente en la evacuación natural mediante exutorios o aireadores.

En este segundo capítulo, en el que seguimos informando de los aspectos principales de esta nueva Regla Técnica, hablaremos de un punto, que además, esperamos que se ampare lo antes posible en la norma UNE 23585 que estamos modificando como expertos en la materia. Éste es la necesidad / obligatoriedad de que las instalaciones neumáticas para activación de exutorios aireadores tendrán que ser dobles, es decir, se tendrá que dotar de una línea neumática destinada a abrir un equipo de control de humos y dejarlo enclavado en su posición de abertura, que por falta de alimentación no se cierre; y de otra línea para cerrar el equipo a voluntad y nunca de forma accidental*.

La DT 55 de CEPREVEN indica en su página 29 (9. Evaluación para la correcta Instalación de un SCTEH):

“La reposición de un componente desde su posición de actuado en caso de incendio a la de reposo, debe poder realizarse únicamente de forma manual”,

ó en la página 37 (10. Pruebas de Recepción de los Sistemas):

“(…) El Cierre de los equipos debe poder realizarse, únicamente, de forma voluntaria. Nunca el cierre se podrá efectuar de forma involuntaria, por falta de alimentación de energía”.

Esto descarta las instalaciones que tan habitualmente se efectúan (para ofrecer costes más bajos, pero de un peligro terrible) con un solo tubo que mientras éste esté presurizado, deja el exutorio abierto, pero que en caso de pérdida de presión, y a través de un muelle, se cierra de forma automática y no voluntaria.

*Solo serían aceptable instalaciones de un tubo cuando sean de seguridad positiva, es decir, que mientras el tubo esté presurizado, los exutorios estén cerrados, y por falta de presión se abran (pero ello comporta el peligro de que por falta de presión se abran en situación de lluvia y el agua entre a través de los exutorios a la nave con posibles graves perjuicios de los materiales almacenados).
ejemplo de exutorio abierto y enclavado. Solo se podrá cerrar de forma Voluntaria (se puede apreciar la doble línea neumática para apertura y cierre a distancia).

Ejemplo de exutorio abierto y enclavado. Solo se podrá cerrar de forma voluntaria (se puede apreciar la doble línea neumática para apertura y cierre a distancia).

 

 

 

 

 

Propagación de incendio por huecos de fachada

FachadasRetranqueadasHace unas semanas se planteó al Ministerio de Fomento a través del blog UAAAP una duda sobre el sistema de cálculo para garantizar la distancia mínima requerida, al objeto a limitar la propagación vertical de un incendio por fachada, cuando la del sector superior no está en el mismo plano vertical que la del sector inferior.

El Ministerio reconoció que la normativa española no contempla esta variante, sin embargo, recomendó un interesante artículo de Germán Pérez Zabala, Oficial Técnico del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Málaga, publicado en la revista Prevención de Incendios.

En él se da a conocer lo que establece la normativa europea al respecto, en concreto referenciando la Normativa Francesa. Hoy intentaremos resumir las disposiciones del Ministerio de Interior Francés acerca esta temática, para informaros sobre qué criterios se están utilizando en estos casos a nivel europeo.

Para empezar, querría referenciar loDibujo1 dispuesto en la Normativa Española, concretamente en el DB-SI 2, Apartado 1, Punto 3. Éste refleja dos tipos de encuentros de forjados y fachadas que separan 2 sectores (inferior “Sector 1″ y superior “Sector 2″). Para impedir la propagación vertical del incendio, la fachada debe ser al menos EI60 en una franja mínima de 1 metro de altura (ver Dibujo 1).

Cuando la configuración de la fachada no se corresponde a lo establecido en el caso anterior por el CTE, surgen las inquietudes. En estos casos, la normativa francesa establece que la separación entre fachadas se debe calcular teniendo en cuenta las dimensiones verticales (C) y horizontales (D). La suma de C+D deberá ser mayor o igual a 1 metro cuando la carga de fuego prevista en el sector de incendio sea inferior a los 130 Mj/m2; y cuando ésta sea mayor, deberá ser mayor o igual a 1,3 metros.

Dibujo 4

En este caso de FACHADA SUPERIOR RETRANQUEADA:

Si D ≥ 15 cm → Distancia = C + D

Si D < 15 cm → Distancia = C

 

 

 

 

En estos casos de FACHADA SUPERIOR E INFERIOR RETRANQUEADA, se tienen en cuenta dos factores:

d < 15 cm d ≥ 15 cm
L ≤ 0,80 m Distancia = 0 Distancia = d
L > 0,80 m Distancia = L – 0,80 Distancia = (L – 0,80) + d

donde:

L = Separación entre las proyecciones verticales de los 2 cristales de los huecos de fachada

d = Dimensión del avance del forjado hasta el cristal de la ventana del sector superior

 

Frente a un caso de FACHADAS INCLINADAS:

Dibujo 7

  • Fachada inclinada hacia el interior: Distancia = C + D
  • Fachada inclinada hacia el exterior: Distancia = C*

*Cuando la inclinación de la fachada (α) sea mayor a 15º, la fachada deberá tener además una clasificación al fuego de integridad mínima desde el interior al exterior (Ei→0) igual o superior al requerido por la resistencia al fuego de la estructura del edificio.

Dibujo 8La última situación que se referencia, se basa en la siguiente imagen con HUECOS FACHADA VERTICAL NO SUPERPUESTOS:

Distancia (D) = Distancia más corta entre ellos

Dimensionado de sistema de control de humos SCTEH según UNE 23585 en silos

Hasta ahora  venía siendo un problema la aplicación de la norma de evacuación de humos UNE 23585 para silos o edificaciones de almacenamiento a gran altura. El problema era la imposibilidad de la aplicación de la norma dado que el  almacenamiento en este tipo de edificios se realizaba hasta la misma cubierta, lo que  impedía el  mantener una altura libre de humos sin invadir la carga almacenada (como sabemos la altura libre de humos debe de quedar medio metro por encima del producto almacenado).

Para solucionar este problema, cada instalador o ingeniería venía justificando el incumplimiento de la manera que mejor le convenía o convenciendo a la autoridad competente de la  manera que podía.

Con la nueva Guía Práctica para Diseño, Instalación y Mantenimiento de Cepreven, en la elaboración de la cual el departamento técnico de Prefire ha sido partícipe, se establece un criterio consensuado con todos los integrantes de Cepreven, entre ellos, las compañías aseguradoras con el fin de acabar con este problema de una manera lógica y coherente. La solución aportada, basándosealmacenes-autoportantes en normativa europea actual, es que se admitirá un diseño de evacuación de humos que mantenga una altura libre de humos equivalente a 2/3 de la altura de almacenamiento, siempre que la temperatura de la capa de humos este por debajo de la temperatura de inflamación del material almacenado, y se cumpla con el resto de prescripciones establecidas en la norma UNE 23585.