La importancia de las muestras

A la hora de comprar un producto, todos tenemos el derecho de ver lo que estamos comprando. Esta obviedad la tenemos muy clara cuando compramos productos personales como zapatos, ropa o incluso un coche, entre otros muchos ejemplos… pero no tenemos la cultura pedir a nuestro proveedor qué material nos va a instalar en nuestra casa o cualquier instalación, como por ejemplo los sistemas de iluminación natural desde las cubiertas.

Es recomendable poder dar toda la información al cliente tanto con fotografías, como a través de la descripción de las características, valores y prestaciones de un elemento de la envolvente de un edificio.  Pero ademas, es preferible, en la medida de lo posible, poder hacer llegar al interesado una muestra física del elemento en cuestión, ya sea lucernario individual, lucernario continuo, arquitectura del vidrio,etc., para que la elección sea la que más se adapte a nuestras necesidades.

De esta forma es más fácil poder comparar mejor las calidades y características entre las distintas ofertas que ofrece al mercado. Esta sencilla regla, nos puede evitar cometer errores que pueden costar muy caros, puesto un cerramiento de un edificio de mala calidad puede afectar seriamente a la estructura del edificio y a las personas debido a problemas como: condensaciones, deslumbramientos, choques térmicos, propagación del ruido, etc.

A continuación, algunos ejemplo de elementos utilizados como muestras:

Muestra_arquitectura del vidro_Prefire_LamiluxMuestra_lucernario_continuo_Prefire_Lamilux

 

Muestra_Luceranrio_FE_Prefire_lamiluxMuestra_claraboya_F100_Prefire_Lamilux

 

La importancia de un acceso a cubierta

Es fundamental en los edificios industriales poder realizar la revisión, mantenimiento y limpieza periódica de la cubierta.

En la mayoría de edificios de este tipo  la cubierta se destina a la instalación de equipos de clima, paneles fotovoltaicos, sistemas de control de temperatura y control de humos… o cualquier otra instalación, por lo que imprescindible disponer de un acceso a cubierta.

En caso de no existir acceso a cubierta, la opción de poner una escalera en la fachada para acceder a la misma, a parte de peligrosa, no es factible en naves de más de 5 metros de altura. En estos casos el gasto en medios mecánicos de elevación termina siendo una suma muy importante.

Una vez planteada la necesidad, es importante analizar si el propio acceso nos puede aportar mejoras y más confort  a nuestra instalación teniendo en cuenta que un acceso a cubierta puede estar formado por una claraboya que le aporte:

  • Luz natural al interior de la nave, ahorrando de esta forma en electricidad.
  • Ventilación natural de la nave, en caso de instalar una motorización que permita por pulsado poder accionar la abertura de la misma.
  • Evacuación de humos, en caso de precisar evacuación de humos en la nave o en una escalera presurizada, se puede aprovechar esta abertura para salir el tejado.

De todas formas para elegir el mejor equipo deberá informarse del nivel de aislamiento térmico, acústico, estética del equipo exterior e interior, acabado de los materiales y disponibilidad de colores a elegir, así como el tipo de acristalamiento que mejor se adapte a sus necesidades.

A continuación Se adjuntan distintas soluciones de acceso a cubierta diseñadas por Prefire Lamilux.

FE Salida en Cubierta Prefire Lamilux

Salida en cubierta tipo FE mediante lucernario de vidrio y zócalo aislado provisto de motor para ventilación.

F100 Salida en Cubierta Prefire Lamilux

Salida en cubierta tipo F100 mediante claraboya translúcida de diseño autolimpiante

 

Sectores de incendios y depósitos de humos

A veces se crean confusiones cuando hablamos de sectores de incendios y sectores/ depósitos de humos, y nada tiene que ver un tema con el otro.

La UNE 23585 para el cálculo y diseño de Sistemas de Control de Temperatura y Evacuación de humos, nos indica que hemos de hacer este cálculo para cada edificio o sector de incendios independiente; y dentro de dicho sector, si se utilizan exutorios o aireadores naturales, y el incendio está debajo del depósito de humos, la superficie máxima de cualquier depósito será de 2000 m2 o 60 ml.

Esto significa que la cantidad de superficie aerodinámica de evacuación de humos resultante del cálculo efectuado se deberá aplicar a cada depósito de humos.

Nos podemos encontrar proyectos que a simple vista son deficientes cuando:

  1. Vemos en un sector con varios depósitos del mismo tamaño, diferente cantidad de exutorios en cada uno de los depósitos,
  2. Depósitos de humos pequeños al lado de otros depósitos más grandes del mismo sector, con uno o dos exutorios, mientras los depósitos grandes tienen 7-8 exutorios,
  3. Sectores de menos de 2000 m2 con dos depósitos y la mitad de exutorios en cada depósito.

depositos humoAclaración: En un sector de menos de 2.000 m2 y/o 60 ml, se pude hacer dos depósitos, uno para evacuación de humos y otro para entrada de aire limpio, pero en cada depósito deberá haber la cantidad de exutorios o aireadores, es decir de superficie aerodinámica, duplicando la cantidad que nos ha salido en el cálculo del sector. No es admisible instalar en cada depósito la mitad de equipos de los necesarios.

Mantenimiento de los exutorios aireadores de lamas de policarbonato

IMG_1389

Ya sabemos que los exutorios o aireadores, en general, requieren mantenimiento, sobre todo los de lamas de policarbonato, ya que este material se  deteriora con el tiempo y pierde su capacidad de aportar  luz cenital al edificio. En el caso de tener que cambiar el policarbonato en el exutorio de lamas, es necesario desmontar el conjunto de las lamas, quitar todos los elementos de sujeción, instalar las lamas nuevamente y regular todos los componentes, para  de este modo garantizar su buen funcionamiento.

¿Cumpliría el exutorio, después de su reparación, la norma de ensayo UNE 12101-2?

Realmente sería difícil, puesto que se ha producido una manipulación y no ha pasado por ningún control de calidad posterior. En consecuencia, es más recomendable cambiar  todo el aparato, lo que  genera un gasto altísimo.

Comparativamente, en los exutorios tipo claraboya, su mantenimiento consiste en cambiar la cúpula que esté  rota o degradada por una nueva (que ha pasado su control de calidad) sin necesidad de actuar sobre el sistema de apertura y cierre que garantiza la evacuación de humos.

Nueva Regla Técnica Cepreven sobre Sistemas de Control de Humos y Temperatura (Parte I)

Hoy vamos a tratar de resumir/incidir en los aspectos más importantes de esta nueva Regla Técnica de Cepreven, que se publica en Febrero de 2014, que regula y actualiza este tipo de instalaciones, complementando las Normas de Cálculo, Diseño e Instalación, (UNE 23584 y UNE 23585 que actualmente están en fase de Revisión por el Grupo de Trabajo de Tecnifuego), así como las de producto (UNE EN 12101-1 y UNE EN 12101-2) incidiendo básicamente en la evacuación natural mediante exutorios o aireadores.

En este primer capítulo de varios con los que os informaremos acerca de esta nueva Regla Técnica, me complace informaros que se ha solucionado la paradoja sobre el diseño de los SCTEH en silos o almacenamientos a gran altura, donde al tener que dejar, según UNE 23585, 0,5 metros libres de humos por encima de la carga del material, se hacía inviable o poco factible dicho requerimiento. Teniendo en cuenta que, en estas circunstancias, existirá un sistema de rociadores, y que la norma UNE 23585, así como la misma regla técnica de Cepreven, no permiten abrir los exutorios de forma automática, tampoco se garantizará la altura libre de humos. La comisión de expertos del Grupo de Trabajo de esta regla técnica, entre ellos Prefire, ha llegado a esta conclusión:

drive-in

Se admitirá un diseño basado en mantener una altura mínima libre de humos equivalente a 2/3 de la altura de almacenamiento, siempre que la temperatura de la capa de humos esté por debajo de la temperatura de inflamación del material almacenado, y se cumplan el resto de prescripciones establecidas por la Norma UNE 23585.