UNE 23585 Dimensiones normalizadas del incendio

A la hora de efectuar el cálculo de un sistema de control de temperatura y evacuación de humos SCTEH según la Norma UNE 23585, hemos de tener en cuenta si en la instalación existen rociadores o no. En el caso del Almacenaje con Estanterías, para saber las dimensiones del incendio, la citada norma nos guía con la siguiente tabla:

Tabla M.1

Dimensiones normalizadas del incendio

(Almacenaje con estanterías, con rociadores)

Anchura   del incendio en la base (véase la figura M.1)

= anchura w de las estanterías

Ensanche   del incendio en altura (véase la figura M.1)

x = 2/3 · h · tangente 15 º = 0,18 h   (metros)

 

Rociadores en techo

Rociadores en techo y en
Niveles Intermedios

Superficie   del incendio (m2) (min. 9 m2, máx. 81 m2)

Af = 4/3 h (w + x)

Af = 2/3 h (w + x)

Ensanche   del incendio en altura (véase la figura M.1)

Wf = 2 (w + 4x)

Wf = w + 4x

Como se puede apreciar, la norma diferencia cuando hay rociadores solo de techo y rociadores en techo y niveles intermedio. En cada caso variarán las dimensiones del incendio.

IMPORTANTE: En caso de rociadores de techo de tipo ESFR (supresión) no se podrá aplicar las dimensiones de rociadores de techo más rociadores intermedios. Es una práctica habitual en el mercado para conseguir pedidos ofreciendo una instalación más barata y con menos equipos, pero se está incumpliendo normativa.

Protección acústica en edificios y naves industriales

La protección acústica protege a los ocupantes de un edifico contra los llamados ruidos aéreos que se originan en el exterior, en locales vecinos, también los producidos por efecto de choque. No hay que descuidar nunca la importancia de la protección acústica y no solo en los claros ejemplos de una biblioteca, teatros, etc.

En el caso de procesos industriales que generen ruido, también es interesante reducir el nivel de ruido generado y cumplir con las normativas vigentes, e incluso protegerse del ruido exterior procedente por ejemplo de un aeropuerto, estación de trenes, etc.

Para que el aislamiento sea efectivo debe cuidarse la continuidad del elemento aislante. No pueden observarse la existencia de fisuras, agrietamientos o pequeñas aperturas que hacen que el aislamiento en otros lugares resulte inútil.

Este punto  tiene especial importancia en los cerramientos sobretodo, lucernarios y exutorios o aireadores. Es muy importante que estos equipos estén diseñados y  fabricados para dotar de continuidad aislante, sin tornillería que atraviese la cúpula, evitando roturas del plástico debido a las dilataciones del mismo causadas por el cambio de temperaturas.

Hay que recordar que los sentidos humanos se habitúan y dejan de percibir ruidos de fondo continuos si su nivel no es muy fuerte, pero a largo plazo, la emisión constante de estos ruidos provoca molestias psicológicas inconscientes, o pérdida de capacidad de discriminación auditiva u otros inconvenientes de salud.

Por lo tanto, no debemos olvidar nunca escoger, preguntar y comparar el valor de aislamiento de los equipos. El decibel (dB) que es la unidad con la que se mide la presión sonora y nos da una idea relativa de su intensidad.

A diferencia de otras unidades de uso común como el metro, cuya magnitud varía en forma lineal, el decibel (dB) varía en forma logarítmica. Esto quiere decir que cada vez que la presión sonora aumenta 10 (dB) la intensidad del sonido se eleva a la décima potencia.

Un edificio ventilado con sistemas de control de humos, acelera la combustión del fuego?

Muchos técnicos nos preguntan sobre la eficacia de un edificio ventilado en caso de incendio.

Cuando se proyecta un sistema de exutorios para el  control de temperatura y evacuación de humos SCTEH  siempre surgen algunas  inquietudes sobre si un edificio ventilado por la apertura de los exutorios y entradas de aire limpio del exterior acelera la velocidad de la combustión, por tanto si la evacuación de humos es positiva o negativa.

Un inmueble ventilado sufrirá un avance más rápido de la combustión cuando haya un incendio. Sin embargo, una edificación sin ventilación sufrirá un rápido avance de la combustión en los primeros minutos del incendio mucho más importante debido al calor generado por el incendio, variable que determina el carácter devastador del fuego. En este último caso, la problemática se agrava debido a la poca visibilidad de las personas para poder evacuar el edificio de manera segura derivada por el humo, pudiendo provocar la muerte por asfixia.

Los estudios realizados por entes oficiales demuestran que un incendio en un edificio no ventilado es mucho más destructivo que un edificio ventilado.

La importancia del mantenimiento de los sistemas de control de humos SCTEH

Un ejemplo de la necesidad de mantenimiento anual de las instalaciones de control de humos…

Durante la inspección de los exutorios instalados en la cubierta de unos edificios comerciales y naves industriales, se pudo detectar todo tipo de averías, y concretamente, la rotura de unas bisagras. Esto impediría la apertura del sistema en caso de incendio. Al estar las bisagras oxidadas y rotas, el exutorio no llegaría a abrirse y no evacuaría los humos generados por un incendio.

Se recomienda efectuar un mantenimiento preventivo de las instalaciones de evacuación de humos periódicamente (Ver: Apartado 9- Requisitos de Mantenimiento, Norma UNE 23-584), con el fin de poder detectar problemas importantes, realizar los cambios pertinentes y dejar el sistema de control de la temperatura y evacuación de humos SCTEH de nuevo operativo. 

¿Porqué un exutorio de lamas es poco apto para el aporte de luz natural?

En las naves industriales se encuentran muy a menudo instalaciones de exutorios o aireadores de lamas de policarbonato, como el que se aprecia en esta fotografía, que han sido diseñados para la evacuación de humos, pero no para la aportación de luz natural.

Sabemos que un establecimiento industrial o comercial, requiere un mínimo de un 5% de luz cenital, así que instalando exutorios de lamas translucidas, tendremos que aumentar la cantidad de claraboyas fijas para compensar la falta de porcentaje de luz necesario.

Además, como se puede apreciar también en la imagen, la tonalidad de las placas de policarbonato envejece con el tiempo, lo que reduce considerablemente la aportación de luz necesaria al establecimiento.